España
Edición Cantoria - España - El ciclo expansivo de la industria cárnica española perdura en el primer semestre de 2019
El ciclo expansivo de la industria cárnica española perdura en el primer semestre de 2019

ESPAÑA.- El segundo Barómetro de la Industria Cárnica Española de ANICE y Cajamar, presentado por el director del Servicio de Estudios Agroalimentarios de Cajamar, David Uclés, durante la celebración Asamblea de ANICE, confirma que la industria cárnica española continuó creciendo en el segundo semestre de 2018, con más intensidad que en el semestre previo, en las principales variables –cifra de negocio, exportaciones, empleo e inversión-. Y las previsiones apuntan a que seguirá siendo así a lo largo del primer semestre de 2019. De hecho, el 57,3 % de las empresas manifiesta que la situación del sector cárnico español es estable.

El 37,9 % de las empresas encuestadas afirma que han registrado un crecimiento en su cifra de negocio en el segundo semestre de 2018 y el 32,3 % cree que continuará en el primer semestre de este año en términos interanuales. No obstante, el aumento de las existencias se ha ralentizado, posiblemente como consecuencia del aumento de las ventas de carácter estacional en los últimos meses del año.

Por su parte, las exportaciones han resultado fundamentales para el crecimiento de la cifra de negocio. El número de empresas exportadoras ha aumentado en casi 5 puntos porcentuales, hasta el 70,2 %, en el segundo semestre de 2018; lo que denota la clara vocación internacional del sector cárnico español. Y las previsiones apuntan que para el semestre actual seguirá creciendo el número de empresas exportadoras.

El 50,6 % de las empresas exportadoras informa que en 2018 incrementaron sus ventas al exterior, y el 55,8 % prevé que aumentarán en el semestre actual. Por subsectores, el de frescos, con un 77,8 % de las empresas, es el que más está vendiendo en el extranjero; seguido del de productos elaborados.

 

Crece el empleo

El incremento en la actividad ha venido acompañado de la creación de empleo, con un aumento de las plantillas medias respecto al año anterior en el 32,3 % de las empresas. Y las expectativas para el primer semestre de este año siguen siendo halagüeñas, aunque el porcentaje se reduce hasta el 21 % de las empresas, si bien para este caso la mayoría de las que no incrementarán el número de empleados tiene previsto mantener estables sus plantillas. Otro factor para el incremento del número de trabajadores ha sido la puesta en marcha de nuevas actividades.

 

En lo que respecta a la inversión, el 54 % de las empresas tiene previsto realizar alguna inversión en la primera mitad de 2019; de estas, el 48,4 % lo hará en activos fijos y el 12,9 % en intangibles. Mientras, el nivel de uso de la capacidad instalada por parte de las empresas apenas ha sufrido variación, situándose el promedio en el 76,3 %.

 

De otra parte, se acrecienta la inquietud por el aumento de los costes, correlacionados directamente con los precios de las materias primas, y el 36,3 % de empresas espera un aumento de dichos precios, 10 puntos por encima del semestre anterior.

 

La intensidad de la competencia y la debilidad de la demanda crecen en importancia como factores limitantes de la actividad, seguida de los costes derivados de la burocracia administrativa, y a más distancia la escasez de manos de obra, los problemas de financiación y la insuficiencia de la capacidad instalada.

 

En esta encuesta se ha preguntado adicionalmente a las empresas de ANICE en relación a las malas prácticas comerciales puestas en marcha por el siguiente eslabón de la cadena alimenticia. La primera conclusión es que estás prácticas no son generalizadas y solo el 27,5 % de las empresas encuestadas las han sufrido, aunque si se desagrega por tamaño, el 44,4 % de las empresas medianas (de 51 a 250 trabajadores) ha tenido alguna incidencia de malas prácticas. Además, el 6,5 % afirma que son especialmente lesivas para el sector. Las más habituales son los retrasos en los pagos, la modificación unilateral de las condiciones pactadas y la aparición de cargos inesperados y no pactados. A juicio del sector, la erradicación de estas actitudes pasaría por normativas sancionadoras más estrictas, una mejor regulación, así como publicitar los nombres de las empresas infractoras o la estipulación de códigos de buenas prácticas.

 

Por último, sobre las etiquetas blancas (libres de aditivos), la mayor parte de las empresas argumenta que la inclusión de aditivos conlleva una mejor conservación; si bien, el 54,8 % considera que la eliminación de aditivos no compromete la seguridad alimentaria.

 

 

 

Barómetro ANICE-Cajamar

El Barómetro ANICE-Cajamar es un instrumento de medición de la coyuntura de la industria cárnica española. Recoge el punto de vista de las propias empresas y aporta información objetiva y conocimiento sobre las tendencias del mercado cárnico, constituyéndose en el índice de confianza de la industria cárnica española.

 

La industria cárnica es el cuarto sector industrial de nuestro país, sólo por detrás de la industria automovilística, la industria del petróleo y combustibles y la producción y distribución de energía eléctrica. Se trata de un sector formado por mataderos, salas de despiece e industrias de elaborados, con un tejido industrial constituido por casi 3.000 pequeñas y medianas empresas. Con esta dimensión, la industria cárnica ocupa el primer lugar de la industria española de alimentos y bebidas, con una cifra de negocio de unos 24.000 millones de euros, más del 22,3 % de todo el sector alimentario español, y unas exportaciones que superan los 6.000 millones de euros a países de todo el mundo.

 

 

Sobre ANICE

ANICE agrupa a más de 600 empresas de todas las comunidades autónomas con una importante representación de la producción cárnica española. La cifra de negocio de las empresas asociadas a ANICE asciende a 14.855 millones de euros, lo que representa más del 70% de la facturación del sector cárnico español (porcino, vacuno y ovino-caprino).

 

La Asociación está presente de forma muy activa en los ejes vertebradores del sector: para ello, representa a la industria cárnica en la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y es miembro activo de las dos organizaciones europeas.

 

Además, ANICE participa igualmente en todas las Organizaciones Interprofesionales del sector. También es miembro de la Plataforma Tecnológica Food for Life-Spain, del Consejo Asesor de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), del Pleno del Observatorio de la Cadena Alimentaria, y del Grupo de Innovación Sostenible (GIS).

España
Edición Cantoria - España - El ciclo expansivo de la industria cárnica española perdura en el primer semestre de 2019
El ciclo expansivo de la industria cárnica española perdura en el primer semestre de 2019

ESPAÑA.- El segundo Barómetro de la Industria Cárnica Española de ANICE y Cajamar, presentado por el director del Servicio de Estudios Agroalimentarios de Cajamar, David Uclés, durante la celebración Asamblea de ANICE, confirma que la industria cárnica española continuó creciendo en el segundo semestre de 2018, con más intensidad que en el semestre previo, en las principales variables –cifra de negocio, exportaciones, empleo e inversión-. Y las previsiones apuntan a que seguirá siendo así a lo largo del primer semestre de 2019. De hecho, el 57,3 % de las empresas manifiesta que la situación del sector cárnico español es estable.

El 37,9 % de las empresas encuestadas afirma que han registrado un crecimiento en su cifra de negocio en el segundo semestre de 2018 y el 32,3 % cree que continuará en el primer semestre de este año en términos interanuales. No obstante, el aumento de las existencias se ha ralentizado, posiblemente como consecuencia del aumento de las ventas de carácter estacional en los últimos meses del año.

Por su parte, las exportaciones han resultado fundamentales para el crecimiento de la cifra de negocio. El número de empresas exportadoras ha aumentado en casi 5 puntos porcentuales, hasta el 70,2 %, en el segundo semestre de 2018; lo que denota la clara vocación internacional del sector cárnico español. Y las previsiones apuntan que para el semestre actual seguirá creciendo el número de empresas exportadoras.

El 50,6 % de las empresas exportadoras informa que en 2018 incrementaron sus ventas al exterior, y el 55,8 % prevé que aumentarán en el semestre actual. Por subsectores, el de frescos, con un 77,8 % de las empresas, es el que más está vendiendo en el extranjero; seguido del de productos elaborados.

 

Crece el empleo

El incremento en la actividad ha venido acompañado de la creación de empleo, con un aumento de las plantillas medias respecto al año anterior en el 32,3 % de las empresas. Y las expectativas para el primer semestre de este año siguen siendo halagüeñas, aunque el porcentaje se reduce hasta el 21 % de las empresas, si bien para este caso la mayoría de las que no incrementarán el número de empleados tiene previsto mantener estables sus plantillas. Otro factor para el incremento del número de trabajadores ha sido la puesta en marcha de nuevas actividades.

 

En lo que respecta a la inversión, el 54 % de las empresas tiene previsto realizar alguna inversión en la primera mitad de 2019; de estas, el 48,4 % lo hará en activos fijos y el 12,9 % en intangibles. Mientras, el nivel de uso de la capacidad instalada por parte de las empresas apenas ha sufrido variación, situándose el promedio en el 76,3 %.

 

De otra parte, se acrecienta la inquietud por el aumento de los costes, correlacionados directamente con los precios de las materias primas, y el 36,3 % de empresas espera un aumento de dichos precios, 10 puntos por encima del semestre anterior.

 

La intensidad de la competencia y la debilidad de la demanda crecen en importancia como factores limitantes de la actividad, seguida de los costes derivados de la burocracia administrativa, y a más distancia la escasez de manos de obra, los problemas de financiación y la insuficiencia de la capacidad instalada.

 

En esta encuesta se ha preguntado adicionalmente a las empresas de ANICE en relación a las malas prácticas comerciales puestas en marcha por el siguiente eslabón de la cadena alimenticia. La primera conclusión es que estás prácticas no son generalizadas y solo el 27,5 % de las empresas encuestadas las han sufrido, aunque si se desagrega por tamaño, el 44,4 % de las empresas medianas (de 51 a 250 trabajadores) ha tenido alguna incidencia de malas prácticas. Además, el 6,5 % afirma que son especialmente lesivas para el sector. Las más habituales son los retrasos en los pagos, la modificación unilateral de las condiciones pactadas y la aparición de cargos inesperados y no pactados. A juicio del sector, la erradicación de estas actitudes pasaría por normativas sancionadoras más estrictas, una mejor regulación, así como publicitar los nombres de las empresas infractoras o la estipulación de códigos de buenas prácticas.

 

Por último, sobre las etiquetas blancas (libres de aditivos), la mayor parte de las empresas argumenta que la inclusión de aditivos conlleva una mejor conservación; si bien, el 54,8 % considera que la eliminación de aditivos no compromete la seguridad alimentaria.

 

 

 

Barómetro ANICE-Cajamar

El Barómetro ANICE-Cajamar es un instrumento de medición de la coyuntura de la industria cárnica española. Recoge el punto de vista de las propias empresas y aporta información objetiva y conocimiento sobre las tendencias del mercado cárnico, constituyéndose en el índice de confianza de la industria cárnica española.

 

La industria cárnica es el cuarto sector industrial de nuestro país, sólo por detrás de la industria automovilística, la industria del petróleo y combustibles y la producción y distribución de energía eléctrica. Se trata de un sector formado por mataderos, salas de despiece e industrias de elaborados, con un tejido industrial constituido por casi 3.000 pequeñas y medianas empresas. Con esta dimensión, la industria cárnica ocupa el primer lugar de la industria española de alimentos y bebidas, con una cifra de negocio de unos 24.000 millones de euros, más del 22,3 % de todo el sector alimentario español, y unas exportaciones que superan los 6.000 millones de euros a países de todo el mundo.

 

 

Sobre ANICE

ANICE agrupa a más de 600 empresas de todas las comunidades autónomas con una importante representación de la producción cárnica española. La cifra de negocio de las empresas asociadas a ANICE asciende a 14.855 millones de euros, lo que representa más del 70% de la facturación del sector cárnico español (porcino, vacuno y ovino-caprino).

 

La Asociación está presente de forma muy activa en los ejes vertebradores del sector: para ello, representa a la industria cárnica en la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y es miembro activo de las dos organizaciones europeas.

 

Además, ANICE participa igualmente en todas las Organizaciones Interprofesionales del sector. También es miembro de la Plataforma Tecnológica Food for Life-Spain, del Consejo Asesor de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), del Pleno del Observatorio de la Cadena Alimentaria, y del Grupo de Innovación Sostenible (GIS).